Publicado el 06/09/2022

EL RENACER DE UN EMBLEMA DE ALTA FRECUENCIA. EL NUEVO LONGINES ULTRA-CHRON

Longines lanza un nuevo modelo, más preciso que un cronómetro: el nuevo Longines Ultra-Chron, con 10 oscilaciones por segundo. El nuevo movimiento de alta frecuencia garantiza una mayor precisión, y disfruta de la amplia herencia de Longines y de su experiencia fabricando movimientos de altas oscilaciones durante más de 100 años. Este modelo, que se inspira en el Longines Ultra-Chron Diver original de 1968, se hace eco de los códigos de diseño emblemáticos de su antecesor, y es altamente resistente a los golpes, los arañazos y a la presión del agua.

El nuevo Longines Ultra-Chron se inspira en los códigos estéticos y en las funciones para buceo profesional del modelo de 1968. Presenta un bisel giratorio unidireccional, así como un fondo y una corona atornillados. Ofrece además una gran legibilidad y tiene una estanqueidad de hasta 30 bar (300 metros).

El original logo Ultra-Chron figura con orgullo en la esfera y también repujado en el fondo. El nuevo Longines Ultra-Chron cuenta con un distintivo minutero rojo que, al igual que la aguja de las horas, está recubierto con Super-LumiNova® para una legibilidad óptima. 

En el centro del nuevo Longines Ultra-Chron encontramos el calibre L836.6, un movimiento de alta frecuencia propio de la casa. Se considera que un reloj es de «alta frecuencia» cuando presenta un movimiento cuya espiral oscila a 36.000 alternancias por hora (10 alternancias cada segundo). Estos movimientos de los que Longines es pionero desde 1914 (para medir 1/10 de segundo) y 1916 (para medir 1/100 de segundo), han mejorado el mundo de los cronómetros de precisión. A partir de 1959, Longines se sirvió de los movimientos de alta oscilación para mejorar la precisión de sus relojes. Gracias a la reducción de los efectos negativos de los golpes o de los cambios de posición del movimiento, el movimiento de alta oscilación ha demostrado ser más estable. 

La precisión del Longines Ultra-Chron queda confirmada con su certificado «ultracronómetro» de TIMELAB, un laboratorio de pruebas independiente en Ginebra. Esta apelación supera el certificado habitual de «cronómetro». El proceso de cualificación de los «ultracronómetros» pone a prueba el cabezal del reloj y somete al producto final a un periodo de prueba de 15 días, durante el cual el reloj pasa por una serie de tests a tres temperaturas: 8ºC, 23ºC y 38ºC. Con esto se confirma su cumplimiento con los criterios estrictos de precisión (norma ISO 3159:2009).

https://www.longines.com/ultra-chron/